Método

Clases reducidas y personalizadas

El profesor está pendiente de cada alumno para que este aproveche al máximo la clase y se eviten movimientos o posiciones potencialmente lesivas.

Para todos

No importa el nivel del alumno, ya sea principiante o experto, el profesor adapta la práctica a su flexibilidad, fuerza o edad. Las explicaciones previas a cada postura permiten llevarlas a cabo sin riesgo alguno e ir mejorando con el paso del tiempo hasta alcanzar el máximo potencial del alumno. En clase, nadie compite con nadie.

Un espacio respetuoso

El yoga es un conjunto de técnicas que permiten una mejora integral del ser humano, es decir, cuerpo y mente. Existen escuelas con enfoques más espirituales; nosotros nos centramos en la parte más física de esta práctica y los efectos de esta sobre las emociones. Creemos que el Hatha Yoga repercute positivamente en toda la fisiología humana: órganos, vísceras, músculos, huesos, articulaciones, sistema nervioso…

Ni gimnasia, ni deporte

El deporte supone un gasto de energía, en cambio, el Hatha Yoga la libera, integra y almacena. En gimnasia se realizan movimientos repetidos y mecánicos en los que no se requiere demasiada conciencia del cuerpo, al contrario de lo que ocurre en el Hatha Yoga, una disciplina especialmente beneficiosa para los sistemas muscular, óseo, digestivo o respiratorio, entre otros muchos.

En los fundamentos del yoga se establece la conexión directa de cuerpo y mente. La conciencia corporal es el medio a través del cual percibirse, conocerse y quererse. Con esta práctica aprendemos a usar nuestro cuerpo para estar en el presente, en el ahora.